COLUMNA | La empatía es más importante que los retuits (y el pelo no lo es todo) | Valentina Morillo

fueradeseries.com

Con Twitter corremos el riesgo de meter la pata por escribir sin pensar. También podremos meterla hasta el fondo si hemos reescrito la idea varias veces esperando hallar las palabras adecuadas. El miedo a decir lo que no debemos es el mismo nos sigan 20, 100 o miles de personas, porque el tuit en cuestión se puede hacer viral independientemente de nuestro número de seguidores, pero lo cierto, es que con una sola persona que responda y nos haga ver nuestro error bastará para querer que nos trague la tierra. 

Leer más...
Linkedin

¿Quieres recibir más contenido como éste en tu bandeja de entrada?