Un día en ‘Amar es para siempre’

fueradeseries.com

El vigilante de seguridad me lanza esa pregunta en cuanto rebaso su garita. “No, soy periodista, he quedado aquí ahora”. “Aquí” son los platós de las afueras de Madrid en los que se graba Amar es para siempre y “ahora”… las 6:20 de la mañana de un martes. Es todavía de noche y el lugar está desierto. Pero pocos minutos más tarde llegan un par de personas. ¿Figuración? No lo creo. Aparcan sus coches con familiaridad dentro del recinto y me miran con sospecha: soy nuevo.

Leer más...
Linkedin

¿Quieres recibir más contenido como éste en tu bandeja de entrada?