COLUMNA | Resulta que puedes dominar el top de Netflix y, aún así, morder el polvo | Álvaro Onieva

fueradeseries.com

Medir el éxito de una serie de televisión era mucho más fácil hace unos años. El sistema de audiencias, aunque tenía sus trucos y sus interpretaciones, al final se basaba en criterios numéricos y, por tanto, objetivos. Pero tras ese dominio de Nielsen (o de Kantar en nuestro caso), Netflix impuso otro modelo de juego basado en la opacidad de las cifras: solo ellos saben cuántas personas han visto sus series (y, sobre todo, cuántas las ven enteras) así que la valoración del éxito o fracaso de un producto muchas veces depende de “sensaciones”. 

Leer más...
Linkedin

¿Quieres recibir más contenido como éste en tu bandeja de entrada?