Nuevos recursos sobre fuentes variables

www.youtube.com

Las fuentes variables son gran parte de la conversación tipográfica desde que fueran presentadas en septiembre de 2016. En esencia son un formato de archivo digital que permite que una fuente «contenga» mútliples fuentes. Es decir, que el diseñador del tipo crea unos másters (ejemplo básico: negrita y fina) y unos ejes (siguiendo con el ejemplo: peso) y el usuario puede interactuar con esos ejes para «acceder» a esas «fuentes intermedias» a las que llamaríamos instancias. Es algo mucho más complejo, pero entre esta explicación simplificada y el gif que encabeza este texto, espero que se entienda.

Las posibilidades son infinitas y soy de la opinión de que no es algo que terminarán por controlar los usuarios sino los dispositivos —y, por tanto, beneficiando a los usuarios—. ¿Te imaginas una fuente que se adapte automáticamente según las condiciones lumínicas de tu entorno? ¿O que se ajuste para optimizar la impresión dependiendo de tu modelo de impresora? ¿O que mute debido a tu grado de dislexia facilitándote la lectura? No hace falta imaginarlo: ya se puede hacer. Ahora solo es necesario que todos lo navegadores, aplicaciones y sistemas operativos soporten las fuentes variables.

Si quieres saber más, Pablo Gámez dio una charla al respecto en el último T3chFest donde cubre muy bien el tema. En caso de que quieras ampliar información, axis-praxis ha habilitado una sección en su web con todos los recursos y artículos hasta la fecha. Esa misma web dispone de varias fuentes para «jugar»; y, recién salido del horno, este v-fonts que también recoge unas cuantas de las que ya se han hecho públicas. Esta es una etapa importantísima en la historia de las fuentes digitales, la cual, por cierto, la ultra-resume muy bien aquí Hui Jing —aunque un día hablaremos más profundamente de las llamadas Font Wars—.

Leer más...
Linkedin

¿Quieres recibir más contenido como éste en tu bandeja de entrada?