Crítica: ‘Todo es una mierda’, una comedia tierna lastrada por sus referencias a los 90, por Marina Such

medium.com

Todo es una mierda (o Everything sucks! en su título original) propone realmente una mirada tierna y llena de encanto a la adolescencia en un lugar donde nunca pasa nada y donde los chavales empiezan a procesar algunos de los traumas de su infancia, ya sea un padre que los abandona o una madre que muere repentinamente. Es cierto que, guiños nostálgicos aparte, situarse en 1996 permite que las relaciones entre sus personajes mantengan cierta inocencia que, quizás, se perdería en la actualidad con las redes sociales, y favorece retratos como los de sus dos protagonistas, Luke y Kate.

Leer más...
Linkedin

¿Quieres recibir más contenido como éste en tu bandeja de entrada?