‘Yes, Minister’, cuando la política es un buen chiste, por Maritxu Olazabal.

fueradeseries.com

Los ingleses escribiendo comedia son un prodigio, y Sí, Ministro es uno de esos ejemplos. Sardónica, muy rápida de reflejos, con diálogos brillantes y escenas que transcurren en un par de escenarios, es prácticamente una obra de teatro representada para la televisión. Funcionó tan bien que tiene su propia secuela (Sí, Primer Ministro), pero sus episodios pueden verse independientemente. El elenco está impecable y logra bordar cada uno de los papeles, por secundarios que sean, dando como resultado escenas que han pasado a la historia y que siguen siendo completamente vigentes.

Leer más...
Linkedin

¿Quieres recibir más contenido como éste en tu bandeja de entrada?